Thursday, December 28, 2017

La lectura es la otra cara de la escritura

Algunos ya lo saben: soy aspirante a escritora. En momentos robados a mi trabajo de intérprete y docente he seguido cursos de escritura creativa en la Escuela de Escritores por los últimos dos años. El español, lengua primera, que por años el francés o el inglés han puesto en segundo o tercer lugar, me guía en esta aventura.

Enrique Páez, escritor español y autor del temario de los tres cursos escritura creativa de la Escuela, sostiene que  escribir bien es un proceso largo.  Para escribir una novela que no se caiga, se necesitan años de aprendizaje.  Y se aprende leyendo, escribiendo y corrigiendo –dice.

Luego de tres cursos de escritura creativa, de doce semanas de duración cada uno, en el 2017 seguí Técnicas Narrativas de la Novela (TNN), el primer curso del Itinerario de Novela. El próximo, Novela I, de ocho meses de duración al igual que el anterior, comienza a mediados de enero de 2018.  El temario incluye módulos teóricos sobre técnicas que los estudiantes debemos aplicar a los relatos propuestos como tarea y varias novelas para analizar. En Novela I nos enfocaremos en estructurar nuestra propia novela. La mía, que comencé a definir hacia al final de TNN, será de género histórico. Y como la lectura es la otra cara de la escritura, se me ha sugerido leer: La vorágine, de José Eustasio Rivera, el Éxodo, de la biblia, y Cien años de soledad (que leí hace veintitantos años). Se me sugirió también Las uvas de la ira, de Steinbeck y La caverna, de José Saramago.  Esas lecturas tienen en común el espíritu de desarraigo y peregrinación que he trazado para mis personajes y la extinción de oficios artesanos, en el caso de La caverna.

Eso es todo lo que compartiré por ahora sobre mi proyecto de novela.  ¿Por qué embarcarme en tan largo y complejo proyecto? Ya quisiera yo saber.  Solo sé que algo me urge a hacerlo.

 

No comments:

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.